Erika Rodríguez Carvajal

Psicóloga Sección Primaria

En estos días que estamos en casa debido a la contingencia sanitaria, y que tenemos mayor tiempo de estar con nuestros seres queridos, veámoslo como una gran oportunidad para hacer lo que quizá dejamos de hacer por exceso de trabajo, falta de tiempo o simplemente porque consideramos que no es “tan necesario”: EL ¡ABRAZARLOS!

Los abrazos:

No existe un mal abrazo, solamente buenos y óptimos abrazos. Los abrazos son dietéticos y no causan cáncer o caries…

Los abrazos son totalmente naturales, sin conservantes, ingredientes artificiales o pesticidas…

Los abrazos son: libres de colesterol, endulzados naturalmente, 100% disponibles en la naturaleza y son totalmente reciclables…

Los abrazos son fáciles de transportar, no necesitan baterías, sintonización o rayos-X… Los abrazos están exentos de impuestos, totalmente regenerables y autosuficientes energéticamente…

Los abrazos son excepcionalmente efectivos en tratamientos de problemas como: pesadillas o depresión del día lunes…

Se ha comprobado que todos necesitamos contacto físico para sentirnos bien, y una de las formas más importantes de contacto físico es el abrazo.

Cuando nos tocamos y nos abrazamos, llevamos vida a nuestros sentidos y reafirmamos la confianza en nuestros propios sentimientos. Algunas veces NO encontramos las palabras adecuadas para expresar lo que sentimos, el abrazo es la mejor manera.

Hay veces, que no nos atrevemos a decir lo que sentimos, ya sea por timidez o porque los sentimientos nos abruman, en esos casos se puede contar con el idioma de los abrazos.

Los abrazos, además de hacernos sentir bien, se emplean para aliviar el dolor, la depresión y la ansiedad. Provocan alteraciones fisiológicas positivas en quien toca y en quien es tocado. Acrecienta la voluntad de vivir en los enfermos.
Pues debes saber que CUATRO abrazos al día son necesarios para sobrevivir, OCHO para mantenerse y DOCE para crecer como personas.

¿Que nos brinda un abrazo? 

PROTECCION: El sentirnos protegidos es importante para todos, pero lo es más para los niños y los ancianos quienes dependen del amor de quienes los rodean. 

SEGURIDAD: Todos necesitamos sentirnos seguros. Si no lo conseguimos actuamos de forma ineficiente y nuestras relaciones interpersonales declinan.
CONFIANZA: La confianza nos puede hacer avanzar cuando el miedo se impone a nuestro deseo de participar con entusiasmo en algún desafío de la vida.
FORTALEZA: Cuando transferimos nuestra energía con un abrazo, aumentan nuestras propias fuerzas.
SALUD: El contacto físico y el abrazo imparten una energía vital capaz de sanar o aliviar dolencias menores.
AUTOVALORACION: Mediante el abrazo podemos transmitir un mensaje de reconocimiento al valor y la excelencia de cada individuo.

Un abrazo hace y dice muchísimo, abraza a tu ser querido, abraza a tus niños, abraza a tu pareja… ¡ABRÁZALO TODO!.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

89 + = 90